jueves, 9 de agosto de 2012

Recta final...

Estamos en la recta final del concurso, no del blog porque creo que la gran mayoría de nosotros compartimos el mensaje de dejar estos blogs vivir, se lo merecen.

En estos días como para ir culminando este pequeño gran proceso voy a subir cosas escritas por mi para que ustedes, si quieren, opinen.

Muchas gracias a cada persona que entró en algún momento al blog, simplemente gracias!

Recuerdos de un extraño

No entiendo este mundo- Papá.
Hijo, este mundo, se que es distinto al nuestro, pero debemos adaptarnos, debemos enseñarles a los habitantes de este lugar a vivir en paz, a vivir sin la violencia, a que el deporte es deporte, no violencia, a que la música es música, no violencia, a que caminar por la calle debe ser seguro.
¿Que es un ladrón?- Pregunto el hijo, extrañado por términos que en su lugar, no existían....
El hijo, extrañado de lo que veía, escribió en su diario.
" No entiendo este mundo, en mi mundo ver deporte es seguro, charlar con amigos a la salida del centro de estudio es seguro, estar con mi papá a altas horas de la noche es seguro.
Si te caes, te ayudan a levantarte, si sientes que no hay más. Te apoyan.
Aquí puedes estar muriendo en medio de tus deseos y pesadillas, nunca habrá tiempo para lo que necesitas, el trabajo es más importante que cualquier familia, papá se esta convirtiendo en uno de ellos, cuando llegamos, consiguió un traje de humano, para no llamar la atención, comenzó a trabajar en una oficina, siempre vestía igual, pantalones negros, camisas extrañas, corbata y saco. Esa era su vestimenta de todos los días, antes la ropa de todos los días era la ropa de "entre casa", ahora nada es entre casa, estoy solo todo el día mientras mis padres trabajan, si necesito algo, lo consulto con una caja rara, que aquí llaman computadora.
Extraño a la gente de mi mundo, la gente con la que se podía hablar sin problemas.
Aquí necesitan una autoridad para vivir, un patrón que les de ordenes todo el día.
Me contaron que hace mucho tiempo, muchos humanos protestaron, se movilizaron al costo de su propia vida para trabajar simplemente 8 horas y tener tiempo para sus familias, pero, yo veo que papá sale temprano, antes de que el sol salga, y llega cuando la luna esta bien alta en el cielo.
De la ventana de mi cuarto, veo un punto, una lucecita, que mamá me dijo que es mi mundo, allí donde están todos ustedes, mi gente...

2 comentarios:

  1. Muy bueno. El colmo es que se trabaja de más para poder comprar cosas inútiles, que alguien nos convenció (trabajando mucho) que eran imprecindibles para ser felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Tenemos empleos que no queremos para comprar porquerías que no necesitamos"

      Eliminar