jueves, 10 de enero de 2013

Mundo Pasivo.

Por algún motivo (sin explicación certera) nos estamos convirtiendo (poco a poco, o eso quiero creer), en seres pasivos. Lo único que hacemos es pronunciar la alerta de un próximo movimiento, sin tener luego movimiento alguno, es decir, decir “voy a hacer...” y quedar en eso, en el aviso y el cuento de que se va a hacer para luego, pasar a sentarnos y esperar a que alguien más lo haga antes.
“Voy a decir lo que pienso”, esperando que algún señor de traje en la televisión lo diga antes para decir “Eso, eso mismo decía yo”.
Tenemos infinitas herramientas para hablar, tenemos la peligrosa capacidad de que lo que digamos pueda ser visto, leído o escuchado en todos los rincones del mundo, sin filtros y aún así, no lo hacemos, solamente miramos lo que algún rezagado valiente hizo.
Culpamos a el universo, la juventud o lo que tengamos más cerca de nuestras desgracias, buscamos culpables ajenos para no cargar con el peso de la conciencia de saber que las cosas no pasaron porque nosotros NO nos movimos.
¿Será esto una búsqueda desesperada de lectores activos del blog? ¿Querré con esto hacerte pensar cuantas veces tuviste cosas para decir de lo que leíste en este sitio y no te tomaste los 5-10 minutos para hacerlo?
Podría decirte que pretendo cambiar al mundo, decirte que busco crear conciencia y mejorar a todos pero, como ya he dicho, los pequeños cambios también suman.
Perdón si pretendías que, como miembra de la juventud, hablara de Tinelli o sus al rededores, si entraste para leer algún chusmerío de la farándula mundial pero, tengo mejores intenciones, quizás...

Si, es una búsqueda desesperada de actividad, una búsqueda de interacción que sea como sea, la voy a lograr, esa es mi meta 2013...

1 comentario:

  1. En un todo de acuerdo, propongo una especie de campaña antibasura de los medios de comunicación, que tienda a hacer desaparecer a quienes encontraron su forma de medrar en la ignorancia, lo tonto, lo escandaloso y la mentira. Son muchos, y buscan mas poder cada día. No comprar los productos que anuncian en sus programas, hablar con la gente del pésimo nivel, difundir en centros de estudio el gusto por la calidad del entretenimiento.

    ResponderEliminar